viernes, 10 de febrero de 2017

Toxo se lo está pensando

Ignacio Fernández Toxo es una persona templada. Tiene un estilo inconfundible que sacrifica la altisonancia en aras a la sobriedad del lenguaje. Digamos que con la misma naturalidad con que da los buenos días convoca una huelga. No cuenta en su capazo con perifollos. Pues bien, con esa misma sobriedad ha declarado a La Vanguardia que en "cuatro semanas" despejará la incógnita de si optará a seguir al frente del sindicato en el congreso confederal que se celebrará a finales de junio (1). Mesura, pues. Ciertamente, el asunto lo merece. No conviene precipitación alguna, ni improvisaciones. Es más, tal vez optar por volver a presentarse sea una decisión más compleja que hacerlo por primera vez.

Ahora bien, Toxo no puede demorar su respuesta. Cuatro semanas es tiempo suficiente para responder a tan importante cuestión. Importante para la organización y para él mismo personalmente. No es lo mismo pilotar un galeón que un chinchorro. En resumidas cuentas,   la incógnita debe despejarse en el tiempo señalado. Y no sólo por fidelidad a la palabra dada sino porque, de retrasar la cosa, estaría perjudicando el tiempo de publicidad de otras personas que optaran, si ese es el caso, al puente de mando del galeón.

Por otra parte, el secretario general considere que, si opta por volver a presentarse al cargo, a la mitad de su nuevo mandato estaría rondando los setenta años. Una edad considerable para el esfuerzo cotidiano que exige una responsabilidad de tanta envergadura, especialmente en los tiempos que corren. 

Por lo demás, Toxo puede presumir de que la organización se encuentra, desde hace mucho tiempo, en un  proceso de estabilidad. Lo que representa una anomalía (positiva en este caso) en el panorama de la izquierda. Lo que facilita cualquier opción que tome. De ahí que, sea lo que fuere, se hará en una situación de normalidad.     




No hay comentarios: